Partes del átomo

El átomo es la forma básica de materia en el universo, todo lo que conocemos está formado por átomos, los cuales pueden unirse entre sí para dar paso a moléculas de diferentes tipos construyendo así el mundo tal y como lo conocemos, por lo que por más que no te des cuentas estás rodeado de átomos.

El átomo se compone de un núcleo con protones y neutrones, y los electrones que flotan sobre este

El átomo está compuesto por dos partes principales: Núcleo y electrones, cada uno con su composición y funcionamiento especial, todo depende de a qué químico o sustancia corresponde ese átomo y cómo este se comporta.


Núcleo

El núcleo de un átomo es su parte central y en el cual se encuentran los protones y neutrones. Los protones son sub partículas con carga eléctrica positiva, mientras que los neutrones no poseen ningún tipo de carga, es decir son neutros.

La cantidad de protones y neutrones del núcleo de un átomo es la misma en la gran mayoría de los casos, lo que les permite mantenerse unidos en el núcleo atómico. Muchas veces se utiliza el término nucleones para referirse a protones y neutrones.


El núcleo del átomo representa más del 99,9% de su masa y según su composición se puede saber a qué elemento químico corresponde, ya que para eso se considera principalmente la cantidad de protones, aunque pueden diferenciarse levemente si se consideran los neutrones.

Si hay átomos de un mismo elemento químico que difieren en cantidad de neutrones, se les llama isótopos y poseen una masa diferente por más que el número atómico, es decir cantidad de protones, sea el igual.

Electrones

Los electrones son subpartículas con carga eléctrica negativa que orbitan alrededor del núcleo del átomo ya sea como una nube organizada o de forma menos ordenada y difusa, todo depende de su densidad y la como su carga eléctrica interactúa con la de los protones.

Un átomo puede tener uno o más electrones, los que son atraídos hacia el núcleo del átomo por los protones. Cada electrón órbita en una onda diferente creando así las nubes de electrones las que siempre tendrán carga negativa.

División de átomo

Por siglos se creyó que el átomo era indivisible, pero en 1932 científicos británicos lograron separar un átomo por primera vez utilizando un acelerador de partículas que hacía chocar a los protones entre sí mediante el aumento de la energía eléctrica.

En la década siguiente científicos siguieron estudiando el tema y de allí nació la bomba atómica, la arma más destructiva del que se tenga registro y que Estados Unidos utilizó sobre Japón en 1945, nunca más se usó una bomba atómica en guerras y las explosiones registradas de allí en adelante solo han sido pruebas controladas.

La división del átomo dio paso al desarrollo de la energía nuclear en la que se logra liberar la energía contenida en los átomos ya sea combinando sus núcleos en lo que se conoce como fusión nuclear o, dividiendo los núcleos mediante la fisión nuclear.

Las plantas de energía nuclear actuales utilizan la fisión nuclear para capturar la gran cantidad de energía que se libera en el proceso y convertirla en energía eléctrica la cual se puede usar para diferentes cosas.