Partes de la célula animal

Los animales están conformados por miles de millones de células que tienen diversas formas, como las neuronas de sus sistemas nerviosos, los leucocitos del sistema inmunitario y los espermatozoides u óvulos del sistema reproductor. Todo animal es un organismo pluricelular cuya unidad básica es la célula eucariota que consta de un núcleo diferenciado bordeado por una membrana nuclear.

Al igual que las células vegetales, la célula animal presenta un alto grado de organización además de muchas estructuras internas que están delimitadas por membranas. En ambos casos la membrana nuclear es una barrera entre el citoplasma y el material genético, pero el diámetro de la célula animal es inferior al de la célula vegetal, y no posee cloroplastos ni pared celular.

La célula animal, que tiene una forma irregular, no presenta paredes celulares pero sí tiene vacuolas de reducidos tamaños. También poseen centríolos (que forman flagelos y cilios) y glucógeno, y su tamaño oscila entre las diez y treinta micras.

Citoplasma

El citoplasma abarca todo el volumen de la célula animal, exceptuando el núcleo. Engloba, además, numerosas estructuras con funciones especializadas como así también a los organelos u orgánulos.

es una materia de textura gelatinosa en la que se llevan a cabo las reacciones químicas de la célula animal. Está bordeado por la membrana plasmática o membrana celular, que separa la célula del exterior.

El citoplasma contiene los orgánulos, que son las partes especializadas de las células, además del citosol que es la sustancia incolora de consistencia semilíquida en la cual se encuentran numerosas moléculas.

Núcleo

El núcleo es la parte más conspicua de la célula, con una función similar a la que tiene el cerebro para los seres humanos y para el reino animal.

El núcleo tiene una misión primordial en la célula animal, ya que es el que tiene la responsabilidad de dictar órdenes o instrucciones para que cada proceso biológico tenga un funcionamiento correcto.

Se trata de un orgánulo esférico bordeado por una membrana, que está alojado en el citoplasma y que constituye la parte de mayor tamaño de la célula animal, ya que ocupa el diez por ciento del espacio interno de la célula.

El núcleo es uno de los elementos más importantes de la célula animal, ya que alberga información genética que heredará la especie a través del ácido desoxirribonucleico (ADN).

En el interior del núcleo, las proteínas y las moléculas de ADN forman la cromatina, sustancia que al momento de la división celular se condensa y genera los cromosomas (estructuras filamentosas semejantes a un hilo que aparecen dispuestos en pares idénticos).

Los cromosomas son de difícil identificación en forma individual, ya que están dispuestos en forma retorcida y enmarañada.

Nucléolo

Dentro del núcleo celular se encuentra una estructura que interviene en la formación de ribosomas, encargados de la síntesis de proteínas. El núcleo celular puede contener más de un nucléolo, elementos que no están separados del resto del núcleo. Los nucleolos son densas zonas de gránulos y fibras de forma irregular.

Membrana plasmática

La membrana plasmática, también llamada membrana celular, es el límite externo de la célula. Se trata de una capa muy delgada y semipermeable que separa la célula del exterior y rodea el citoplasma. En su composición es característica la presencia de una capa doble de fosfolípidos.

La membrana plasmática delimita la célula con el medio externo, y tiene la función de controlar lo que ingresa y lo que sale de la célula, permitiendo la comunicación del interior de la célula con el medio externo a través de los canales de proteínas o poros, los cuales permiten tanto el ingreso de sustancias necesarias para la nutrición como la salida de sustancias de deshecho.

Organelos

Son las estructuras que componen la célula animal y están ubicadas en el citoplasma. Cada una de ellas cumple una función especializada, que en su conjunto contribuyen al buen funcionamiento de la célula.

Si los comparamos con una fábrica, los organelos son como los operarios de los distintos sectores que cumplen distintas tareas específicas.

Retículo endoplasmático

Los retículos endoplasmáticos constituyen un sistema de sacos y canales planos interconectados que están envueltos en una membrana.

Los retículos son canales que además de otorgar soporte interno, permiten la elaboración en su interior de algunas sustancias, como así también el almacenamiento y transporte.

Microtúbulos

El microtúbulo es una estructura tubular que se extiende a lo largo del citoplasma, e interviene en diversos procesos celulares que involucran movimiento de vesículas de secreción, desplazamiento de orgánulos, transporte de sustancias, y procesos de división celular de meiosis y mitosis.

Junto con los filamentos intermedios y con los microfilamentos, los microtúbulos forman el citoesqueleto, que es una estructura dinámica que mantiene la estructura de la célula y facilita la movilidad celular.

Ribosomas

Los ribosomas son partículas de forma esférica que están formadas por proteínas y ácido ribonucleico ribosómico, que utilizan el contenido genético del ácido ribonucleico para formar proteínas enlazando secuencias de aminoácidos específicos.

Es decir que los ribosomas están encargados de la elaboración de moléculas de proteínas a través de la unión de aminoácidos.

Los ribosomas son corpúsculos que se encuentran flotando ubicados en forma libre en el citoplasma, o bien están asociados a las membranas del retículo endoplasmático que son redes de túbulos envueltos en membrana ocupando toda la masa celular.

Aparato de Golgi

El aparato de Golgi es una estructura membranosa que está ubicada muy cerca del centrosoma, el que está próximo al núcleo. Su posición central es dependiente del sistema de microtúbulos que parten, en forma radial, del centrosoma.

Está formado por cisternas dispuestas de forma regular formando dictiosomas, o pilas aplanadas. Las cisternas tienen bordes ensanchados como si fuera una pizza, y curvados con una parte cóncava y convexa.

Una misma célula puede tener varios dictiosomas conectados lateralmente con otras cisternas ubicadas en dictiosomas próximos.

Este organelo es el que recibe los lípidos y las proteínas del retículo endoplasmático. El aparato de Golgi es el lugar en el que se realiza la recopilación de las sustancias expulsadas a través de la membrana plasmática o las expulsadas a los lisosomas.

Lisosomas

Los lisosomas son corpúsculos pequeños en forma de sacos rodeados de una membrana, que se encuentran dispersos en el citoplasma de las células eucarióticas.

Son los organelos que facilitan la asimilación de sustancias, haciéndolas más reducidas, y quienes se encargan de la eliminación de residuos a través de la digestión de las sustancias que no son deseadas por el citoplasma, ya que contienen enzimas con capacidad para degradar lípidos, proteínas y polisacáridos.

Cuando dichos productos son digeridos se transportan a los lisosomas en los cuales son degradados en moléculas simples, para ser luego devueltos al citoplasma y allí ser reciclados por la célula.

La función esencial de los lisosomas es impedir la degradación de las estructuras indispensables para la célula, destruyendo los agentes externos y protegiendo de cuerpos extraños a la célula animal.

La ausencia de ciertas enzimas que tienen capacidad para degradar algunos tipos de lípidos que se acumulan en forma perjudicial en el cerebro, causan enfermedades genéticas como el síndrome de Tay-Sachs en el ser humano, que genera retraso mental.

Los lisosomas, con sus enzimas digestivas que degradan moléculas complejas, abundan en las células que están encargadas de de combatir enfermedades, como es el caso de los leucocitos cuya función es destruír agentes externos invasores que son nocivos para el organismo.

Peroxisomes

Los peroxisomas son los organelos citoplasmáticos en forma de vesículas, cuya función es albergar gran cantidad de enzimas que son necesarias para diversidad de reacciones metabólicas. Contienen catalasas y oxidasas, y están presentes solamente en las células eucariotas.

La función de los peroxisomas es esencial en el metabolismo lípico, especialmente en el acortamiento de ácidos grasos para su oxidación.

Centriolo

El centriolo es una parte importante de los centrosomas, y su función los implica en la organización de los microtúbulos del citoplasma.

Se los encuentra en forma de pareja, y están ubicados en el citoesqueleto con una apariencia similar a cilindros huecos llamados diplosomas.

Los centríolos constituyen una estructura cilíndrica que,  junto con otro centriolo, conforma el centrosoma cuya estructura se localiza cerca del núcleo. Su posición en relación con el núcleo de la célula, determina la ubicación de éste jugando un rol fundamental en la reorganización espacial celular.

El centriolo es un organelo que interviene en dos procesos: el de locomoción o movimiento, y el de división celular.

Cromatina

La cromatina es un complejo macromolecular que está compuesto por la asociación de proteínas básicas (las histonas) y de moléculas de ácido ribonucleico (ARN) y de ácido desoxiribonucleico (ADN).

La cromatina es una sustancia contenida en el núcleo de la célula, cuya función es crear cromosomas. Es la forma en que el ADN se presenta en el núcleo celular, cuya unidad básica es el nucleosoma.

Se trata, en resumen, de una sustancia constituida por material genético que se encuentra dentro del núcleo y está formada por proteínas unidas a ácido desoxirribonucleico.

Mitocondrias

Las mitocondrias constituyen una estructura celular diminuta de doble membrana, que son responsables de la conversión de nutrientes en trifosfato de adenosina que actúa como combustible de la célula.

Las mitocondrias on orgánulos celulares que tienen la función de aportar a la célula la energía necesaria por medio de la respiración celular, es decir que actúan en la célula como centrales energéticas.

En las mitocondrias se elabora y sintetiza adenosín trifosfato o trifosfato de adenosina (ATP) que es la molécula constituyente de la principal fuente de energía celular, a expensas de carburantes metabólicos (ácidos grasos, glucosa y aminoácidos).