Partes de la Escalera

La escalera es un elemento arquitectónico muy antiguo definido como una estructura cuyo diseño tiene el objetivo de unir espacios enlazando distintos niveles verticales, o alturas diferentes (plantas). Es un elemento de circulación y enlace entre planos horizontales, por lo que deben cumplir determinadas exigencias que faciliten su uso, como reducir las distancias a recorrer y tener un sencillo acceso.

Partes de la escalera

Partes de la escalera

La escalera consta de una pendiente comprendida entre los 15° y 60°, en la que se practica un dentado que permite apoyar el pie. Debajo de la pendiente o inclinación se encuentran las rampas, y encima de ella se ubican los escalones. La escalera deberá tener un espacio de paso de circulación de aproximadamente 70 centímetros y una altura total del techo sobre la escalera de más o menos 250 centímetros.

Las escaleras fueron utilizadas en la antigüedad en pequeñas y precarias cabañas construidas sobre pilotes, hasta por la civilización maya en sus grandes pirámides escalonadas.

Escalón o peldaño

El peldaño es el elemento principal de la escalera, que permite subir por ella manteniendo el ritmo sin propiciar caídas. Por ello los peldaños se construyen en en una misma pendiente, que debe ser constante. Es decir que debe mantenerse una proporcionalidad constante entre la huella (o profundidad de sus escalones) y la altura de los peldaños (contrahuella). El número de escalones no debe ser superior a los trece o quince para que no resulte muy fatigosa.

El ancho habitual de la escalera y sus peldaños no debe ser inferior a los 65 centímetros. Y respecto del tramo del techo que corresponde a cada peldaño, debe haber una altura no inferior a los 215 centímetros con el fin de evitar los golpes. Los peldaños suelen estar apoyados sobre una longitud llamada rampa, pero también pueden hacerlo sobre una viga colocada en el extremo llamada zanca. Para trazar una escalera se define un espacio dentro del edificio llamado caja de escalera, pudiendo ser la estructura de la escalera rectangular, cuadrada, redonda, mixta u otras.

El escalón consta de dos partes:

Huella

La huella es la parte horizontal del peldaño sobre la que apoyamos los pies al subir o al bajar de la escalera. Generalmente la huella debe tener una longitud de 35 a 37 centímetros, determinando la profundidad del escalón. Es una parte de pisada de la escalera que se ubica perpendicularmente a la contrahuella o tabique vertical, que debe tener siempre la misma altura.

Contrahuella

La contrahuella es el nombre que se da a la parte vertical y perpendicular que es la que determina la altura del escalón. La contrahuella puede tener una tabica que impide que la punta del pie vaya más lejos del tabique, aunque no todas las escaleras las tienen. Habitualmente la contrahuella debe tener una altura de 15 a 20 centímetros.

Ejemplo: Si la altura disponible hasta el techo para construir la escalera fuera de 2,085 metros, se debe dividir este número por la cantidad de escalones a colocar (por ejemplo 17), que nos determina una contrahuella de 0,185 metros (de altura normal). A la profundidad de la escalera de 5 metros con 70 centímetros se le restan los 0.90 del descansillo y nos resultan 4.80 metros, los que serán divididos por el número de huellas (o sea 16, ya que a los 17 se les restó la meseta) lo que nos determina una huella de 0,30 centímetros (altura muy recomendable desde el punto de vista de la construcción). Debe usarse la regla y el nivel para determinar el nivel que forma el piso con el muro.

Zanca

La zanca es una viga que sirve de soporte a la escalera. Puede ser recta o curva, como en el caso de las escaleras caracol. También puede ubicarse la zanca de manera central o lateral. Muchas veces están combinadas con rampas, que son escaleras sin peldaños que se utilizan para permitir el paso de vehículos y personas con pendientes de un máximo de un 20% para salvar desniveles grandes o accesos a bastantes alturas. Pueden también construirse escaleras exteriores adosadas generalmente a un muro, para abaratar los costos de un edificio.

Voladizo

El voladizo es la parte del escalón o huella del peldaño que no se apoya en ningún punto. El voladizo es una especie de saliente que vuela absolutamente, sostenida en el mismo elemento del que sobresale. Es uno de los elementos que dan continuidad visual a la estructura de los peldaños, y junto con otros revestimientos laterales o inferiores de la rampa le dan terminación a la escalera con fines decorativos.

Descansillo

El descansillo es la zona horizontal que une dos tramos de la escalera (generalmente de no más de 16 peldaños cada tramo) el cual no debe alterar el ritmo de paso por ella. Sus dimensiones habitualmente son de un metro por un metro, y no es recomendable dividirlo con un escalón. Si la escalera tiene dos tramos y es recta, para que resulte estética cada tramo debe contener la misma cantidad de peldaños incluida la meseta o descansillo, que es preciso contarlo como un escalón más. Si la escalera tuviere tres tramos deberán incluirse dos descansillos. Si del cálculo resultase que hubiere que considerar subir diez alturas, deberá contarse nueve descontando el descansillo.

Baranda

La baranda o barandilla está compuesta de pilares pequeños o pequeñas columnas verticales que sostienen y sobre las que se apoya el pasamanos. La baranda constituye el cerramiento de la rampa, acompañando al pasamanos por todo el recorrido de los peldaños.

Pasamanos

El pasamanos es una pieza cuya función es ofrecer un punto de apoyo a los individuos que la transitan, y uno de sujeción frente a las caídas. El pasamanos es la parte superior de una baranda que ayuda a transitar por la escalera, donde se pueden apoyar las manos.

Se utiliza para sujetarse a la escalera al subir o al bajar. El pasamanos puede estar colocado sobre la pared contigua a la escalera, o sobre una barandilla construida al efecto. La altura más adecuada del pasamanos no debe superar los 80 u 85 centímetros del suelo. Si la escalera va a ser utilizada por niños, o el espacio público da cuenta de mucha circulación infantil, es recomendable colocar otro pasamanos situado más abajo.

Arranque

El escalón de arranque es el primero y el que da comienzo a la escalera, es decir que el arranque es donde se ubica el o, que suele ser más grande que el resto de los escalones. Para que la ascensión por la escalera resulte cómoda, debe tenerse en cuenta su inclinación, el tamaño de los peldaños y la proporción de sus medidas.

Desembarco

El desembarco es la parte donde culmina la escalera o donde se ubica el último peldaño. El escalón final es generalmente llamado meseta, ya que es una superficie horizontal. Muchas escaleras dan cuenta de una superficie de desembarco horizontal en una zona intermedia de su extensión, que se llama descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *