Partes de la rodilla

La rodilla es la articulación más importante de la pierna y está compuesta por piezas pequeñas con funciones específicas que, en caso de fallar, podrían poner en riesgo la capacidad de caminar correctamente, por eso es necesario conocer su composición para poder cuidarlas evitando lesiones graves.

La rodilla no solo es importante sino que es la articulación más grande y compleja del cuerpo humano, formada tanto por huesos como por cartílagos, ligamentos, membranas, cápsulas y tendones que además de permitir su movimiento, cuidan que por el impacto normal de su función no se produzcan luxaciones, siendo una máquina perfecta en cada componente hace su trabajo.

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo humano

Para comprender cómo funciona la rodilla, vamos a describir las partes de esta articulación, algunas de ellas forman la rodilla en sí mientras que otras son parcialmente externas, pero sin ellas sería imposible que la rodilla haga su trabajo.

Cápsula y membrana sinovial

La rodilla humana está envuelta en una cápsula en cuya cara interior se halla la membrana sinovial, un tejido que lubrica la rodilla mediante el llamado líquido sinovial, siendo una especie de aceite que engrasa bien su engranaje y que, una vez expulsado, se vuelve a absorber para repetir su ciclo de trabajo, evitando así que los movimientos se vean complicados.

Huesos

La rodilla se compone de 4 huesos: Tibia, peroné, fémur y rótula. Los tres primeros no son exclusivos de la articulación, pero sus extremo si forman parte de la rodilla conectándose a ella para crear la articulación más grande del cuerpo humano.

La rótula es el hueso interior de la rodilla que le da el soporte necesario a todos sus componentes, permitiendo así que se flecte, estire y rote estando compuesta de dos caras, cada una dedicada a un tipo de movimiento específico y que interactúa con diferentes partes para cumplir con su misión.

Músculos

La rodilla no posee músculos propios, pero hay músculos de la pierna que posibilitan los movimientos de esta articulación. Estos se dividen en varios tipos dependiendo de su ubicación y función.

  • Músculos Flexores: Isquiotibiales y accesorios
  • Músculos extensores: Cuádriceps
  • Músculos de rotación externa
  • Músculos de rotación interna

Meniscos

La rodilla posee 2 meniscos que son fibrocartílagos que permiten que la articulación se una con la tibia y fémur. Su forma es similar a la de una medialuna y sirven de tope para absorber la energía de los movimientos, evitando el contacto extremo entre los componentes de la rodilla.

En caso de que los meniscos se dañen la rodilla pierde estabilidad y todo el resto de sus componentes se desgastan. Las meniscopatías o lesiones en los meniscos están entre las patologías más comunes en la rodilla, si bien algunos sanan por sí mismos, otros requieren de cirugía.

Bolsas serosas

Las 12 bolsas serosas ofrecen amortiguación entre los elementos de la articulación, estando ubicados en diversos sectores de la rodilla y cumpliendo un rol clave para evitar desgastes o lesiones que comprometen su funcionamiento.

Ligamentos

La rodilla tiene una gran cantidad de ligamentos tanto externos como internos, los que se encargan no solo de darle estabilidad sino que entregan precisión a sus movimientos, si estos se desgarran o cortan es necesaria intervención médica para poder asegurarse que sanen bien y no comprometan la rodilla a corto y largo plazo.

Ligamentos Extrarticulares

  • Ligamento rotuliano
  • Ligamento poplíteo oblicuo o tendón recurrente
  • Ligamento poplíteo arqueado
  • Ligamento alar rotuliano interno
  • Ligamento menisco rotuliano interno
  • Ligamento lateral interno o ligamento colateral tibial
  • Ligamento alar rotuliano externo
  • Ligamento menisco rotuliano externo
  • Ligamento lateral externo o ligamento colateral peroneo

Ligamentos Intraarticulares

  • Ligamento yugal o ligamento transverso
  • Ligamento meniscofemoral anterior o Ligamento de Humphrey
  • Ligamento meniscofemoral posterior o Ligamento de Wrisberg.
  • Ligamento cruzado anterior
  • Ligamento cruzado posterior