Partes del cuerpo humano

El cuerpo humano, que es estudiado por la anatomía, es una estructura física sostenida por un armazón óseo llamado esqueleto, que soporta el cuerpo y protege a sus órganos internos. El esqueleto está constituido por 206 huesos, la mayoría de los cuales se encuentra en los pies y en las manos. El cuerpo humano es el que permite existir al ser humano y desenvolverse en la sociedad en la que está inmerso.

El cuerpo humano es una estructura física que tiene diferentes niveles jerarquizados que cumplen funciones especializadas. El cuerpo está compuesto por aparatos que están integrados por sistemas, los cuales a su vez están conformados por órganos que son constituidos por tejidos, los que están formados por células compuestas por moléculas.

Si bien los aparatos del cuerpo humano tienen funciones específicas, sus objetivos son cumplidos en forma armónica ya que el fin superior es el correcto funcionamiento de la totalidad del organismo.

El cuerpo humano está formado por más de cincuenta billones de células agrupadas en tejidos, que están organizados en órganos, los cuales constituyen ocho sistemas: el locomotor (óseo y muscular), el respiratorio, el digestivo, el circulatorio, el excretor, el nervioso, el endocrino y el reproductor.

En la composición del cuerpo humano podemos destacar cuatro partes fundamentales: la primera es la cabeza, donde se aloja el cerebro que es el órgano pensante del cuerpo. La segunda parte es el tronco, cuya estructura soporta el cuerpo y lo conecta en toda su extensión. Y las otras dos últimas partes son las extremidades superiores e inferiores, es decir los brazos y las piernas, respectivamente.

La cabeza

En la parte anterior de la cabeza se encuentra la cara, formada por catorce huesos que están soldados entre sí de tal forma que constituyen las cavidades que alojan a los órganos de los sentidos. En su parte exterior (lo que vemos) se encuentran los cabellos, la nariz, los ojos, las orejas, la boca, la lengua, los dientes, pero también funcionan las partes interiores (que no vemos).

Los sentidos que se encuentran en la cara son el olfato, la vista, el oído y el gusto.

A través de dichos órganos podemos percibir sensorialmente la información de los fenómenos que ocurren en el medio externo y que ocurren a nuestro alrededor.

El tronco

Llamado también torso, el tronco es otra de las partes fundamentales del cuerpo humano que articula a las extremidades superiores e inferiores y la cabeza.

El tronco está unido en su parte superior a la cabeza, a través del cuello.  A los lados del tronco están ubicados los miembros superiores o torácicos en la parte de arriba, y los miembros pelvianos o inferiores abajo.

Esqueleto del tronco

En la parte correspondiente al tronco, el esqueleto óseo está organizado en dos partes:

  • Columna vertebral: es el eje óseo fundamental y central del cuerpo, que arranca en la parte posterior del cuello y continúa extendiéndose detrás del tórax y el abdomen. La columna vertebral está constituida por huesos cortos que se denominan vértebras, las cuales forman una especie de canal que es recorrido por la médula espinal.
  • Tórax: llamado también caja torácica, está formado por las costillas que nacen en la columna vertebral en forma encorvada y alargada hacia el pecho. El tórax es una caja ósea elástica, en cuyo interior se alojan el corazón y los pulmones. En su parte superior están fijados los miembros superiores o torácicos, a través de la cintura escapular la cual no pertenece al tórax sino que constituye el primer segmento del miembro correspondiente.

El tórax está formado en su parte dorsal por la columna vertebral, que lo recorre por atrás; y por las costillas que nacen detrás y se encorvan a los lados hacia adelante, uniéndose a través del esternón que se ubica adelante del tórax, de arriba a abajo en la parte central.

Los órganos del aparato cardiopulmonar (los pulmones, el corazón y los grandes vasos) se alojan en el tronco, al igual que los órganos que tienen la responsabilidad de la digestión (el estómago y los intestinos) y sus glándulas anexas (el páncreas y el hígado).

También el aparato urinario (la vejiga y los riñones) están alojados en el tronco, del mismo modo que el aparato reproductor femenino (los ovarios, el útero y las trompas de Falopio).

Los límites del tronco

  • En su parte superior el tronco limita con el plano del cuello que forman los anacrónicos (izquierdo y derecho), el punto supraesternal y el punto de la vértebra espinal o prominente.
  • A sus lados el tronco está separado de las extremidades superiores por los planos que conforman los anacronios y los vértices interiores de la pirámide que a su vez está formada en el vértice superior por el anacrónico, en su cara externa por el brazo, en su cara interna por el tórax, en su cara posterior por el omóplato y en su cara anterior por el pectoral.
  • En su parte inferior el tronco limita con las extremidades inferiores en el plano formado por el surco subglúteo y la parte más inferior de la zona externa de los genitales.

El límite toracoabdominal está constituído por un plano que pasa por el esternón (en la apófisis xifoides, la apófisis espinosa de la 12 D y las arcadas costales).

Las extremidades

El cuerpo humano cuenta con cuatro extremidades, dos superiores o torácicas y dos inferiores o pelvianas. En el lenguaje coloquial las llamamos brazos y piernas, respectivamente. Pero en sentido estricto, es decir desde la anatomía, el brazo y la pierna son dos segmentos más de los que integran los miembros superiores e inferiores.

Las extremidades superiores

Los miembros superiores son las extremidades que están fijadas en la parte superior del tronco, las que habitualmente llamamos brazos, y que están unidas a él a través de los hombros. Los miembros superiores son los que nos posibilitan alcanzar y aprehender los objetos que se encuentran a nuestro alrededor.

Las extremidades superiores cuentan con un total de treinta y dos huesos, junto a cuarenta y dos músculos.

Las extremidades superiores constan a su vez de cuatro partes distinguibles fácilmente que van desde el hombro hasta los dedos, y que son la cintura escapular, el brazo, el antebrazo, y la mano.

Cintura escapular

Está compuesta por los huesos de la escápula y la clavícula, que se ubican a cada lado del tronco y fijan a la parte superior de él los miembros superiores, a nivel de los hombros:

  • La escápula cuenta con tres fosas: la subescapular (que es anterior y donde se inserta el músculo subescapular), la supraespinosa (que es posterior superior y está por encima de la espina, lugar donde se inserta el músculo supraespinoso) y la infraespinosa (que es posterior inferior y está por debajo de la espina, lugar donde se inserta el músculo infraespinoso). Las fosas supraespinosa e infraespinosa están divididas por la espina, la cual termina en el acromion.
  • La clavícula es un hueso alargado en forma de “S”, que está ubicado en la parte antero superior de la caja toráxica. La clavícula cuenta con las caras superior e inferior, con los bordes anterior y posterior además de los extremos medial o esternal (ya que articula con el esternón), y el borde acromial o lateral (ya que articula con el acromion de la escápula).

Brazo

El esqueleto del brazo está compuesto por un solo hueso que es el húmero, el que articula con el hombro. El húmero es el hueso más largo de las extremidades superiores, y se conecta en su parte superior con la escápula a través de la articulación glenohumeral o articulación del hombro.

En su parte inferior el húmero se articula con el cúbito y el radio (pertenecientes al antebrazo) a través de la articulación humeroradioulnar, o articulación del codo. En su extremo proximal, el húmero tiene cabeza, cuello quirúrgico, cuello anatómico y tubérculos mayor y menor.

Antebrazo

El antebrazo es la tercera parte de las cuatro en que está dividido el miembro superior, y está compuesto por la ulna o cúbito y el radio. El antebrazo limita en su parte superior con el brazo a través del codo, y en su cara inferior limita con la mano a través de la articulación de la muñeca.

La muñeca es una articulación que une al carpo los huesos cúbito y radio, es decir que articula el antebrazo con la mano. Se trata de una articulación que permite realizar movimientos tanto en un eje transversal (de flexión y de extensión) como en uno anteroposterior o de inclinación cubital o radial. El movimiento de ambos ejes es conjunto y no permite realizar rotación sino circunducción.

Mano

La mano está localizada en el extremo de los miembros superiores, constituyendo el cuarto segmento de ellos. Articula directamente con el antebrazo a través de la articulación de la muñeca, y es prensil es decir que permite sujetar o aprehender objetos que están a su alcance, constando de cinco dedos o falanges.

Las manos son el órgano principal del cuerpo humano para la manipulación física del entorno o medio externo.

Los dedos son una de las zonas que contienen más terminaciones nerviosas de todo el cuerpo humano, y la principal fuente de información sensorial táctil sobre el entorno, por eso el sentido del tacto está directamente asociado con las manos.

Cada mano está controlada por el el hemisferio del lado contrario del cuerpo, al igual que los demás órganos pares (piernas, oídos, ojos), y siempre una de las manos predomina sobre la otra, característica por la que llamamos diestro o zurdo al sujeto según el predominio para la escritura y otras tareas sea de la mano derecha o de la izquierda, respectivamente.

Las partes de la mano son:

  • Carpo: son los ocho huesos que están ubicados en la muñeca, los que están unidos por ligamentos y encajados en una cavidad pequeña formada por los huesos cúbito y radio que pertenecen al antebrazo, pero no articulan con ningún hueso de la muñeca.
  • Metacarpo: son los huesos de la palma de la mano, que corresponden uno a cada uno de los cinco dedos, y se ubican en la parte media, entre los huesos carpianos y las falanges.
  • Falanges: son catorce huesos digitales que constituyen segmentos articulados de los dedos. Hay dos falanges en el dedo pulgar, y tres en los demás dedos, ya que el pulgar no tiene falange media.

Las extremidades inferiores

Las extremidades inferiores son las que coloquialmente llamamos piernas, las que están unidas al tronco por la pelvis a través de la articulación de la cadera.

Su función es sustentar en posición bípeda el peso del cuerpo, y posibilitar el desplazamiento a través de la contracción de su musculatura. Las piernas están conformadas por el muslo, las pantorrillas y los pies, y nos permiten el traslado de un lugar a otro, sirviéndonos para ponernos en movimiento.

Los miembros o extremidades inferiores están compuestos por varios segmentos principales:

La pelvis o cintura pelviana

La pelvis es un anillo óseo formado en la región posterior por el hueso sacro y los huesos coxales izquierdo y derecho que están a ambos lados de la línea media. Ambos huesos están unidos por delante cerrando el anillo en la sínfisis del pubis.

El muslo

En el esqueleto del muslo hay un solo hueso largo que es el fémur, por lo que esta parte es conocida también con el nombre de región femoral. El muslo y la pierna están articulados a través de la rodilla.

La rodilla

La rodilla es un conjunto de partes duras y blandas que constituyen la unión de la pierna con el muslo. La rodilla se forma por la unión del fémur y la tibia, y cuenta con un hueso pequeño llamado rótula, que está articulado con la parte anterior e inferior del fémur.

La articulación de la rodilla es la más compleja del cuerpo, y permite realizar movimientos de flexión y extensión, para los que cuenta con varios ligamentos que le dan estabilidad.

La pierna

La pierna es la parte formada por la tibia y el peroné o fíbula.

El tobillo

El tobillo es el punto de unión de la pierna con el pie, y quien permite articularlos.

El pie

El pie es la parte terminal de la extremidad inferior que soporta todo el peso del cuerpo y permite la locomoción. Está compuesto por tres partes fundamentales que son el retropié, la parte media y el antepié, y en su esqueleto óseo podemos distinguir el tarso, el metatarso y las falanges.