Partes de curriculum vitae

Al postular a un trabajo lo primero es crear un curriculum vitae, el cual resume quiénes somos y las habilidades que nos convierten en un buen candidato para el empleo que deseamos conseguir, además de ser atractivo para quien lo lea.

El curriculum vitae es nuestra presentación ante un potencial empleador

También conocido como currículo, este debe ser breve y considerar solo lo relevante para ese empleo sin ser una mini biografía de nuestra vida. Los reclutadores de empleo o quienes están a cargo de leerlo, tienen un tiempo reducido para hacerlo y, rápidamente descartarán o considerarán molesto un curriculum vitae demasiado largo.


A menos que se trate de una posición académica o que requiere de una experiencia y habilidades amplias, el curriculum rara vez debe superar una página de extensión. Un currículum vitae debe incluir los siguientes puntos:

Cabecera

La cabecera es el título. Lo más común es curriculum vitae y la fecha o, curriculum vitae para el nombre de la empresa a la que se postula.

Datos de identificación

Antes de considerarnos para un empleo, quien contrata debe saber quiénes somos y para ello se deben incluir datos de identificación importantes como:

  • Nombre completo
  • Fecha de nacimiento
  • Teléfono
  • Correo electrónico

No son necesarios más datos e incluso añadir cosas como estado civil puede jugarnos en contra, ya que por más que esté prohibido discriminar por sexo, se tenderá a evitar mujeres casadas que podrían tener bajas por maternidad.


Asimismo, jamás incluyas una foto, no solo es innecesario sino que también considerado ilegal en varios países, por lo que los reclutadores podrían ignorar tu currículo para evitar líos.

Formación académica

La formación académica muestra cómo llegamos a adquirir las habilidades que hoy nos hacen aptos para cierto trabajo. Es común cometer el error de incluir toda la carrera educativa, basta con la formación universitaria o técnica y otros cursos, además de los años en que fueron llevados a cabo.

Calificaciones como talleres o capacitaciones, por más que no lleven a un grado, deben ser incluidas en caso de ser relevantes.

Experiencia profesional

Los reclutadores y encargados de contrataciones consideran importante la experiencia profesional, por lo que añadir dónde hemos trabajado, el puesto y funciones aporta.

No es necesario añadir experiencias laborales que nada tienen que ver con el trabajo al que se postula como por ejemplo empleos juveniles que no tienen relevancia en la vida profesional, es más, eso destaca la falta de experiencia del postulante que intenta llenar el espacio con todo lo que se le ocurra.

Publicaciones

Las publicaciones de libros o artículos en revistas académicas relativas al área profesional a la que se postula, deben incluirse en el formato que se utiliza en el mundo académico. Si estás postulando a un cargo de ingeniero y alguna vez publicaron uno de tus cuentos o poemas en una revista universitaria, no tiene sentido añadirlo.

Habilidades relevantes

Datos importantes y relevantes que pueden añadir plus a las habilidades del postulante, según lo que se busca en el sitio de empleo. Algunos ejemplos son:

  • Idiomas que se dominan
  • Conocimientos de robótica o lenguajes de programación
  • Licencia de conducción profesional
  • Actividades extra laborales que muestran manejo de grupos

Lo importante acá es la palabra relevante: El saber pintar en acuarela, practicar deportes u otras actividades que son hobbies y no contribuirían al desempeño profesional están de más y, solo aburrirán a quien lea el currículo. Lo mismo si se incluye dominio de Windows, Word o Excel, ya que eso es algo que se espera de cualquiera.

Referencias profesionales

El tener una persona que respalde nuestras habilidades y pueda dar testimonio de ellas puede ser interesante para quien lee el currículo, sobre todo si se trata de un individuo destacado en el área. En estos casos hay que incluir el nombre, cargo y la fecha en que estuvimos en relación con esa persona, además de teléfono o correo de contacto.