Partes de la lombriz

La lombriz es un animal invertebrado del tipo anélido, los cuales se destacan por estar compuestos por una serie de anillos similares y, en el que también se agrupan las sanguijuelas y gusanos en general.

Una lombriz de tierra

Las lombrices pueden ser cortas, de tamaño medio o tener una longitud que alcanza cerca de medio metro, todo depende de su tipo y etapa de desarrollo. Si bien existen más de 6 mil variedades de este animal, estos poseen una estructura similar.


El cuerpo de una lombriz es alargado y generalmente delgado, compuesto por anillos que esconden una musculatura que les permite arrastrarse y comer. Existen tres tipos de lombrices: Agua, tenias o corporales y tierra, justamente las últimas son las más numerosas y sus partes son:

Cabeza

El primer segmento de la lombriz es su cabeza en la cual se halla su boca, que utiliza para comer el equivalente al 90% de su peso al día. La lombriz carece de dientes y, su cabeza no es fácilmente identificable a primera vista.

Anillos

Las lombrices están formadas por una serie de anillos tanto en su interior como exterior, los cuales les permiten realizar diferentes funciones. Mientras algunos rodean su cuerpo, otros se extienden de manera longitudinal en su interior.

Hay anillos con funciones específicas incluyendo la reproducción. Las lombrices son hermafroditas y se reproducen de manera sexual, ya sea usando sus genitales masculinos o femeninos, sin que pueda existir una autofecundación.

Anillos externos

El cuerpo de la lombriz está cubierto por una serie de anillos circulares compuestos por diversos tipos de fibras incluidas las musculares, las cuales le permiten realizar sus movimientos típico. Este animal respira a través de esta piel

Anillos internos

Los anillos internos de la lombriz son longitudinales, es decir van a lo largo del cuerpo del animal, los que también están compuestos por músculos.

Aparato digestivo

La lombriz posee un aparato digestivo bastante complejo para un animal de su tipo. Los alimentos entran por la boca, para luego pasar a la faringe que mediante el uso de músculos los mueve al resto de este sistema.

Una vez que pasa el esófago y llega a un buche o receptáculo de comida, llega a una molleja donde se separa la tierra de los nutrientes, siendo una especie de estómago. Allí también se muele lo ingerido.

Tras separar la tierra de nutrientes, estos pasan a un largo intestino que desemboca en el ano, a través del cual saldrán las deposiciones que contienen la comida ya desprovista de lo que la lombriz necesita.

Sistema nervioso

El sistema nervioso de este animal invertebrado se compone por los ganglios suprafaríngeos, los cuales funcionan como una especie de cerebro y, el cordón ventral también compuesto por ganglios y que pasa por debajo de la porción digestiva.

Las lombrices sólo poseen el sentido del tacto y, si bien su sistema nervioso es bastante simple, su funcionamiento y capacidades dependen de cada especie de lombriz.

Sistema circulatorio

El cuerpo de la lombriz es recorrido por completo por un sistema circulatorio compuesto por diferentes tipos de vasos sanguíneos que se conectan entre sí de manera transversal. Estos vasos pueden ser el dorsal o los ventrales.

El vaso sanguíneo dorsal es el verdadero corazón de la lombriz, mientras que los ventrales que son cuatro se encargan de llevar y distribuir la sangre. Las sangre se enriquece mediante el oxígeno que entra a través de su piel y el cual se saca de la humedad del ambiente.

La estructura de la lombriz de tierra puede tener variaciones y, además de las partes ya señaladas hay membranas protectoras, lubricantes y, capas que separan sus secciones, entre otras, todo depende del tipo de lombriz.