Partes del microscopio

El microscopio es un instrumento de laboratorio capaz de amplificar cualquier elemento no importa lo pequeño que sea ni su tipo, siendo de gran uso en diversas áreas de la ciencia que gracias a este invento pueden visualizar lo que es invisible para el ojo humano dando paso a importantes descubrimientos que suman y siguen.

El creador del primer microscopio fue Zacharias Jansen en 1595, en los siglos que le siguieron apareciendo dispositivos más avanzados a medida que aparecían nuevas tecnologías y hoy gozamos de microscopios específicos según la labor que se les quiera dar integrando elementos de última generación.

El microscopio es uno de los instrumentos de laboratorio más importantes

Si bien existen diferentes tipos de microscopios la mayoría de ellos comparte partes básicas que componen este instrumento indispensable para la ciencia, y que hizo posible gran parte de los inventos y avances que disfrutamos hoy en día, por lo que es importante conocerlo para entender su funcionamiento.

Ocular

Es la parte del microscopio con un lente que capta la imagen ampliada y la muestra a quien lo está utilizando, en microscopios comunes allí es donde se apoya el ojo para mirar en tamaño grande la muestra que se puso en la platina del dispositivo.

Tubo

El tubo óptico es una cámara oscura en la que se hallan el ocular y el objetivo en cada extremo. Según el modelo de microscopio puede tener adosados tornillos que permiten moverlo para ajustar el enfoque por sobre el espécimen que se quiere magnificar.

Revólver

El revólver lleva diferentes lentes permitiendo rotar entre ellos según el acercamiento y enfoque quiere dar a la muestra la persona que usa el microscopio. A medida que se mueve, se alinea con el ocular.

Objetivo

Los objetivos son los lentes que están dentro del revólver, estos se pueden apilar uno sobre el otro según el efecto que se busque moviéndolo. Cada lente lleva un anillo en su borde que según su color indica su aumento, el cual está grabado en su zona lateral.

Condensador y diafragma

El condensador son lentes que captan la luz y la proyectan sobre la muestra ubicada en la platina, para dar más o menos contraste según sea la necesidad, la cual se regula mediante un tornillo.

El diafragma regula la luz que llega al condensador, siendo dos partes que se completan entre sí para que la muestra tenga la iluminación suficiente sin que esta obstruya o complique la visualización por exceso o ausencia de contraste.

Brazo

El brazo del microscopio es la pieza que sujeta la mayoría de sus partes como el tubo, platina, revólver, objetivos, condensador y sus tornillos respectivos, siendo la columna vertebral de este instrumento científico de laboratorio tan importante en una gran cantidad de campos del saber.

Platina

La platina es donde se coloca el espécimen a observar mediante los lentes amplificadores del microscopio, siendo una superficie plana y vertical al resto de los componentes. La platina puede moverse usando los tornillos para ajustar la vista sobre la muestra, la cual se fija a este platillo mediante el uso de pinzas.

Tornillos

Son dos: Los tornillos macro y micro métricos permiten ajustar el enfoque del objetivo con movimientos sutiles de la platina o el tubo a los que van adosados. Estos desplazamientos, ya sea hacia arriba, abajo, derecha o izquierda, tienen una función específica:

  • Macrométrico: Se mueve para hacer el primer enfoque, lo que implica movimientos más largos y menos precisos
  • Micrométrico: Se mueve para enfoques precisos vía movimientos cortos. Por su nivel de precisión, el ajuste es más lento y se debe hacer de a poco para lograr el objetivo deseado.

Base

Es la estructura sobre la cual se monta todo el cuerpo del microscopio, siendo la base que permite apoyarlo. Su forma varía según el tipo de microscopio, pero debe darle estabilidad y permitir que se coloque sobre el mesón sin que este se mueva, ya que eso perjudicaría el uso correcto y preciso del instrumento.