Partes de la nariz

La nariz es una parte del cuerpo relacionada con la respiración y el olfato, ya que allí no solo ingresa el aire que respiramos sino que también se captan los olores que luego serán interpretados por el cerebro, lo que la hace tan útil como compleja.

Está ubicada en la cara, iniciándose entre los ojos y terminando sobre el labio. Su estructura está diseñada para que cumpla sus diferentes funciones, tanto con espacios para circulación como también con pequeños órganos, nervios y mucosas que la recubren por dentro, mientras que por fuera se cubre con piel.

La nariz humana cumple funciones tanto respiratorias como olfativas, con una estructura bastante compleja

Para poder entender cómo funciona la nariz y el rol importante que está tiene en el cuerpo, hay que conocer las partes de la nariz, una estructura corporal que todos tenemos y es mucho más compleja de lo que la mayoría cree.

Exterior de la nariz

El exterior de la nariz está formado por huesos, cartílagos y músculos que le dan esa estructura piramidal que se ve sobre en el rostro, estando recubierta por piel. Nace en el surco sobre el labio y se extiende hasta la zona que se halla entre las cejas, conocida como raíz.

Puente y dorso nasal

El puente y dorso nasal van desde la raíz hasta la punta de la nariz. El puente es duro y está formado por huesos, mientras que el dorso es más flexible gracias a su estructura cartilaginosa. Juntos le dan la forma a la nariz humana y protegen su parte interior.

Ápice o punta

El ápice de la nariz se ubica al final del puente y dorso siendo la punta de esta parte del rostro, teniendo una forma más bien redondeada.

Fosas y aletas nasales

Las fosas nasales son dos pequeñas aberturas ubicadas en la parte frontal de la nariz, justo sobre el surco labial. Por allí entra el aire y salen las secreciones que la nariz despide. Esta zona externa de las fosas se conoce también como narinas. Las fosas están flanqueadas a sus lados por las llamadas aletas nasales, las cuales se mueven al inhalar o exhalar aire.

Interior de la nariz

El área interior de la nariz conocida como cavidad nasal es donde se realizan todas las funciones de esta parte del cuerpo, yendo desde la entrada por las fosas nasales hasta la unión de la nariz con la rinofaringe.

Cavidad nasal

La parte interna de la nariz tiene como área principal la cavidad nasal, un estructura que va desde la zona alta de la nariz en que se une con los huesos craneales, mientras que por abajo llega al paladar. Esta cavidad se divide en dos cámaras separadas a través del tabique nasal, el cual está compuesto por hueso y cartílago.

Mucosas

El interior de la nariz está recubierto por capas de mucosas de dos tipos: Respiratoria y olfativa:

La mucosa respiratoria también conocida como pituitaria roja es la más extensa y, secreta mucosidades que atrapan partículas de polvo o contaminantes evitando que entren a las vías respiratorias. Además posee vellosidades de diferentes tipos.

La mucosa olfativa u olfatoria contiene las terminaciones nerviosas que captan los olores y luego transmiten la información al cerebro para que este los pueda interpretar. Está compuestas de diferentes tipos de células diferenciadas según el rol que cumplen, además de contener varias glándulas.

Cornetes

Los cornetes de la nariz son las zonas laterales de cada una de las cámaras de la cavidad nasal. Recubiertas en mucosa, humedecen el aire que entra a través de las fosas, filtra sus impurezas y lo calienta antes que siga su camino a los pulmones.

Las personas pueden tener entre tres y cinco cornetes en la nariz. Estos son un área fuertemente vascularizada, por lo que ante cualquier trauma o irritación en la zona tienden a sangrar.

Senos paranasales

Los senos paranasales son las áreas de los cornetes que se llenan de aire con el propósito de calentarlo, cumpliendo además otros roles tanto respiratorios como olfativos. Cada lado de la nariz tiene cuatro senos paranasales.