Partes del sistema reproductor femenino

El cuerpo humano funciona a través de una serie de sistemas que, sincronizados, permiten que haga las tareas necesarias para mantenerse saludable y también continuar con la especie, como es en el caso de la fecundación de un nuevo ser.

El aparato reproductor femenino tiene como principal rol el posibilitar y llevar adelante el embarazo

El sistema reproductor femenino se compone de de diferentes partes que, en su conjunto. posibilitan la fecundación, desarrollo del embarazo y nacimiento de un bebé, además de liberar las hormonas sexuales femeninas.


El sistema o aparato reproductor femenino se divide en órganos y estructuras internas y externas, cumpliendo cada una de ellas una función específica. Así, las partes de esta importante zona del cuerpo femenino son las siguientes:

Estructuras internas

Las estructuras internas del aparato reproductor femenino, contienen los órganos responsables de almacenar y liberar tanto los óvulos como las hormonas sexuales femeninas, además de las estructuras donde el óvulo fecundado crecerá y madurará hasta convertirse en un bebé durante el proceso de embarazo.

Ovarios

Los ovarios son los órganos encargados de la producción y liberación de los óvulos, gametos femeninos que al ser fertilizados por un espermatozoide masculino dan paso a la creación de un embrión que luego crecerá hasta convertirse en un bebé.


Cada mujer tiene dos ovarios, los que además de almacenar los óvulos y encargarse de que maduren y se liberen durante la ovulación, se encargan de producir estrógenos y progesterona, las dos hormonas sexuales femeninas que durante la pubertad provocan la aparición de las características sexuales femeninas, además de cumplir un rol clave en el organismo de la mujer.

A diferencia de los testículos masculinos que van formando espermatozoides a lo largo de toda la vida, los ovarios nacen con todos los folículos que durante la vida fértil se convertirán en ovocitos y luego en óvulos, por lo que no son infinitos.

Trompas de falopio

Las trompas de falopio son conductos que conectan los ovarios con el útero y, es allí donde el óvulo es fecundado por el espermatozoide para luego desplazarse hacia el útero, donde este cigoto seguirá desarrollándose durante las diferentes etapas del embarazo.

Útero

El útero es el órgano encargado de albergar, proteger y propiciar el crecimiento del cigoto en sus diferentes etapas, desde recién fecundado a embrión, feto y, al estar listo para nacer un bebé.

Este órgano está recubierto por una serie de capas: Perimetrio, miometrio y endometrio. Esta última se desprende durante el ciclo menstrual, por lo que se renueva cada 28 días, con excepción del período de embarazo.

Cuello uterino

El cuello uterino el la porción final del útero que lo comunica con la vagina. También conocido como cérvix, va cambiando según el momento del ciclo menstrual y, en las etapas finales del embarazo y el parto se va abriendo para que pueda pasar la cabeza y el cuerpo del bebé.

Vagina

La vagina es la parte del aparato reproductor femenino interno que lo conecta con las externas, teniendo dos funciones claves: Permitir la entrada del pene para realizar el coito y ser el canal por donde se desliza el bebé para salir al exterior durante el parto.

Estructuras externas o vulva

El aparato reproductor femenino cumple la gran mayoría de sus funciones en sus estructuras internas, pero las externas son también importantes y le permiten mantenerse en buenas condiciones.

La vulva contiene las estructuras exteriores del aparato reproductor femenino, si bien muchos le llaman vagina se trata de un nombre incorrecto, ya que allí solo se encuentra la entrada a la vagina siendo dos partes complemente diferentes.

Labios

La vulva tiene dos tipos de labios, mayores y menores. Se trata de pliegues de piel con diferentes glándulas ya sean sudoríparas o sebáceas, además de receptores nerviosos capaces de transmitir sensaciones.

Estos labios, también conocidos como labia, se presentan en pares, uno a cada lado de la vulva, cubriendo sus otras estructuras.

Clítoris

El clítoris es el órgano erógeno femenino que, al ser estimulado provoca las sensaciones de placer sexual. Ante la excitación, el clítoris sufre una erección aumentando su tamaño.

Vestíbulo vulvar

El vestíbulo vulvar es la zona interna de la vulva que desde el inicio de esta y la entrada de la vagina, estando compuesta por agujeros como la uretra, además de glándulas claves para la secreción de fluidos y, por supuesto, el inicio de la vagina.

Monte de Venus

El monte de venus es la cubierta de la zona externa del aparato reproductor femenino y que está por sobre la superficie del pubis. En su zona visible se halla el vello púbico y una serie de glándulas sebáceas y sudoríparas. El área está acolchada por montículo se grasa que protege las estructuras que se encuentran abajo.